5 mascarillas para mantener tu piel suave y radiante

Tu piel requiere cuidados específicos y puntuales para lucir radiante, saludable y libre de imperfecciones.

Areli Huerta

Para tener una piel hermosa y libre de impurezas no siempre es necesario visitar un spa o un centro de belleza especializado donde lo más probable es que tengas que invertir grandes sumas de dinero.

Es bueno saber que hay ingredientes naturales con muchos beneficios para la piel, los cuales podemos aprovechar para la preparación de mascarillas caseras que, sin duda, se podrán convertir en nuestras mejores aliadas de belleza.

En esta oportunidad queremos compartir unas increíbles recetas  para preparar mascarillas en casa, y sin que te cueste demasiado.

Mascarilla de Avena y Leche para hidratar la piel:

Ideal para usar después de estar mucho tiempo bajo el sol o en la época de invierno.

Ingredientes:

  • ¼ de taza de leche
  • 3 cucharaditas de Avena Integral

Preparación:

En un bol vierte la leche y las tres cucharaditas de avena.

Deja que el cereal se remoje por aproximadamente 10 minutos hasta que espese.

Aplicación:

Pon la mezcla sobre tu cara haciendo masajes circulares y déjala por 15 minutos.

Después lava con agua fría. Te recomendamos usarla por las noches durante una semana.

Mascarilla de Miel y Limón para un rostro luminoso:

Ingredientes:

  • ½ limón
  • 1 cucharada de miel

Preparación:

Mezcla una cucharada de miel con el zumo de medio limón.

Aplicación:

Coloca tu rostro sobre una olla con agua hirviendo. De esta manera el vapor abrirá tus

poros y podrás hacer una limpieza más profunda.

Aplica la mezcla por todo el rostro y evita el área de los ojos. Deja que la piel absorba la

mascarilla durante 15 minutos. Luego lávate con agua tibia y termina con un poco de agua

fría para cerrar los poros.

Esta máscara facial es muy sencilla de hacer ¡solo necesitas 2 ingredientes!

Mascarilla de pepino para rejuvenecimiento facial:

Ingredientes:

  • ½ limón
  • El jugo de un limón

Preparación:

Licúa el pepino con el jugo de limón, hasta obtener una mezcla homogénea.

Aplicación:

Sobre tu rostro limpio y seco, extiende toda la mezcla por todo tu rostro, excepto por los ojos y boca. Posteriormente deja actuar 15 minutos y finalmente enjuaga con agua fría.

Lucirás espectacular ¡Tu piel te lo agradecerá!

Mascarilla de Granada:

Esta mascarilla hace reafirmar el tejido de la piel, ya que la granada ofrece propiedades antioxidantes y permite recuperar la flexibilidad y elasticidad natural de tu piel. Además de eliminar las células muertas

Ingredientes:

  • 1 granada
  • Miel de abeja

Preparación:

Extraiga el jugo de la granada. Posteriormente el jugo obtenido se tiene que mezclar con una cucharada de miel.

Aplicación:

Esta mezcla, aplícala en su rostro salvo la zona de los ojos, dejar alrededor de 15 a 20 minutos. Pasado este tiempo retire toda la mezcla con agua y jabón neutro. Repita este ejercicio una vez a la semana.

Algo importante es evitar exponerse al sol inmediatamente o al término de la aplicación de esta mascarilla.

Mascarilla de Canela para combatir manchas en el rostro:

La canela posee propiedades antisépticas, rejuvenecedoras y limpiadoras. Lo cual ayudan a eliminar impurezas, arrugas, manchas y las líneas de expresión muy marcadas

Ingredientes:

  • 5 cucharaditas de miel (25 g).
  • 1 cucharada de canela en polvo (10 g).

Preparación:

Coge un bol y mezcla la miel y la canela hasta conseguir una pasta muy homogénea,similar al chocolate.

Reserva.

Aplicación:

Lávate el rostro y sécalo. A continuación, hazte un vaho casero y acércate a una distancia prudente para que así, con los vapores, se abran los poros.

Una vez se haya ido del todo el vapor, seca tu rostro con suavidad y procede a aplicarte la mezcla.

Aplica sobre el rostro, en especial por esas zonas más críticas de la nariz, mejillas y la frente. Hazte un masaje con los dedos para ir exfoliando suavemente, deja actuar unos minutos sobre la piel y enjuaga muy bien.

Las mascarillas son, sin duda, las más populares para el cuidado del rostro,ya que consisten en aprovechar los nutrientes y propiedades de ingredientes comunes para ayudar en la eliminación de células muertas, suciedad y otras impurezas que día a día van afectando la belleza de la piel.

Emplea la mascarilla que más necesites…

¡Tu rostro te lo agradecerá!

A %d blogueros les gusta esto: